Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar Más información

Subir

Escapada Romántica Valencia

Casa rural El Somni / Escapada romántica Valencia
romantica escapada
escapada romatica valencia
escapada romantica pareja
en valencia escapada romantica
escapada en pareja
senderismo en pareja
escapada en pareja romantica
apartamentos alquiler el madroño en valencia
alquiler apartamentos turisticos el madrono valencia

Escapada romántica en Valencia

Para una escapada romántica en Valencia siempre tuve clara cuál sería mi opción: La Casa rural El Somni. Dispone de un apartamento ideal para parejas llamado El Madroño, que es coqueto, mejor que una suite de hotel, con ducha amplia para los dos, con amenities de baño y con albornoces, entre otros detalles.

Vivimos unos días maravillosos, íntimos, rodeados de tranquilidad y silencio. En nuestra escapada romántica, paseamos sin hora, hicimos senderismo y nos perdimos en la naturaleza. Una noche, bajamos a uno de los numerosos restaurantes del pueblo de Barx a cenar y nos comimos una carne a la brasa riquísima. Después, de nuevo en la casa rural, disfrutamos un rato de la zona chillout y fuimos a la terraza mirador para ver el cielo estrellado de esa forma que sólo la oscuridad puede revelar, y que nunca se aprecia en las grandes ciudades.

Otro día fuimos a Gandía, que está a sólo 15 minutos de la casa, visitamos el famoso palacio de los Borja y la iglesia de la Colegiata de Santa María de Gandía, más conocida como la Seo. El casco histórico es peatonal, con muchos comercios para hacer compras. Por la noche, cenamos en uno de esos restaurantes acogedores que tiene esta localidad, y después salimos a tomar una copa a la playa y a bailar, ya que Gandía es una de las localidades con más marcha de la costa levantina.

Para rematar nuestra escapada romántica en Valencia, la última noche nos quedamos en el apartamento de alquiler, encargamos la comida en el pueblo y nos la subimos. Después, vimos una película con una mantita en el sofá. El broche perfecto a unos días inolvidables.